CASA POLI - Puertas de Vidiago

           En  este lugar pintoresco llamado Puertas de Vidiago, donde la mayoría de sus balcones están adornados con flores, se encuentra este famoso sitio al cual tuvimos la suerte de ir a comer.
        Es un lugar que intenta crear ese ambiente de pueblo típico asturiano, pero que a la vez está tan adornado, que te das cuenta que no entras en un sitio común, esto es otra cosa. Tiene varias zonas; zona interior, patio, primer piso; todas adornadas y decoradas con los más mínimos detalles. El aparcamiento no es muy grande, pero suficiente si llegas con suficiente antelación. Con un poco de paciencia a unos 25 minutos andando se encuentran los bufones de Arenillas, que en marea alta son dignos de contemplar. 

         Reservamos para las una y media de la tarde,  ya que solamente a esa hora te dan reserva, para las siguientes horas te arriesgas a que no haya mesa o a tener que esperar a que alguien se vaya. Me parece una idea muy acertada. Era sábado, y hasta las dos y media no empezó a llenarse de de gente. Al ser un sitio apartado y tratarse de una época estival, la mayoría de la gente que encontramos fueron, en su gran mayoría pijos; que dan el cante allá donde van. 

        Nos trajeron el cachopo con gran rapidez. Se nota que el sitio está preparado para atender a una gran cantidad de comensales. Para dos persona es suficiente de tamaño. No tiene nada especial, quizás es eso lo que le falta, n toque de algo, pero  es un buen cachopo; bien hecho, sin mucho aceite como tiene que ser, con el adobado justo. Un buen trozo de felicidad en un plato. 




Este cachopo se merece un 7,5 


No hay comentarios:

Publicar un comentario